Archivo por meses: octubre 2015

Papillón: A Legend of Tabasco PART 1

papillon-parque-museo-la-venta-001

Painting: “Papillón enséñanos a huir” or “Papillón teach us to escape” 2015, (50 x 80cm, acrylic on cardboard).

If you are from Villahermosa or currently living in this city, you might have heard about Papillón, an octogenarian crocodile who lived in the Parque-Museo La Venta for more than forty years. Papillón was and still is a legend in Tabasco.

“Because of the several escapes of this reptile, people gave her the nickname of the famous French prisoner Henri Charrière, alias Papillon, who became famous in the movie directed by Franklin J. Schaffner in 1973, starring Steve McQueen and Dustin Hoffman.” tells Juan José Saiz Zarza who saved this crocodile thirty four years ago and was her doctor ever since until 2014 when this specimen died.

In memory of Papillón and also as a tribute to Juan José Saiz Zarza who patiently healed the crocodile’s wounds and took care of her for so many years, I present the following writing by the talented Yoana Vargas Magaña titled “Papillón enséñanos a huir” or in English “Papillón teach us to escape”.

 

“Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos, montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.”

Violeta Parra

Papillón enséñanos a huir

Por Yoana Vargas Magaña

De cierta forma todos huimos de algo, es parte de lo que somos pero principalmente de lo que queremos ser, yo huyo de la monotonía, de la falta en mi vida del arte, las sonrisas y la nobleza pura, huyo de las frases simples, las lecturas rápidas, el café frio, las amistades falsas, el amor a medias y sobre todo de ser quien no soy.

Así Papillón, que no muchos lo saben pero era una hembra, gustaba de escaparse a la Laguna de las Ilusiones por su pasadizo subterráneo, como si se tratase del mismísimo Cousteau, buscando aventurarse lejos de su estanque al que amaba también, lo hizo como tres veces, y como a todos nos ha pasado, algunas de esas veces no le fue muy bien, balazos, terminar atrapada en una red de pescadores furtivos, un ojo perdido, entre otras cosas más y nosotros quejándonos por un corazón roto.

Hoy me enteré que los cocodrilos desde hace muchísimos años, han mantenido una mágica relación con sus pájaros guardianes, después de comer, el cocodrilo se queda inmóvil y con la boca abierta mientras su higienista personal, el pájaro aventurero, entra en su boca y limpia los desechos que le quedan en ella, además lo mantiene limpio de los insectos en su piel y le avisa de los peligros latentes al volar despavorido ante algún peligro que irónicamente no es el estar en la boca de tan majestoso reptil.

Papillón no tuvo un pájaro guardián como la mayoría de los cocodrilos, él en cambio tuvo a Juan José Saiz Zarza, su humano guardián, del cual se dice que, con humildad, expresó haber aprendido todo lo que sabe respecto a estos hermosos animales gracias a Papillón.

Creo que en este mundo se necesitan más artistas apasionados como la pintora María Elena Vargas Magaña quien en sus obras nos deja parte de su corazón y de personas como este veterinario desinteresado, que huyó de no convertiste en un ser extraordinario.

Como alguna vez dijo J.R.R.Tolkien “no todos los que deambulan están perdidos.”

 

Now that you have read this writing I have a question for you:

What would you like to escape from?

Well, let me say good bye for now and "see" you soon with the posting of the short story titled “Papillón el trotamundos” or in English “Papillón the globetrotter”  by Yoana Vargas Magaña.

Have a good week!

Elena

Creative support by: Yoana Vargas Magaña

Web page created by: Jonathan Nuño Jarquin